Máx. 30° Min 15°
Miércoles 13 de Dic de 2017

Cuándo los amigos se van…

José Gpe. Hernández
Domingo 08 de Octubre de 2017

Conocí a Gilberto Ruíz Perales, en la entonces bella Cajeme, del año de 1996. “Don Beto”, popular entre los afiliados al Partido de la Revolución Democrática, por su permanente disposición a colaborar en las tareas de volanteo, seguridad, chofer… lo que estuviera a su alcance.

Por mi parte, estaba reacio a participar en actividades partidarias, por izquierdistas que parecieran, por considerar que la Reforma Política implementada desde 1977 por el Estado Mexicano, estaban desviando el enfoque ideológico de la izquierda, al posicionamiento político electoral. Pero otro amigo Miguel Ángel Salomón, me convence y me afilio al PRD, pretendiendo colaborar en lo que me fuera posible en el cambio democrático que necesita el país.

Así las cosas, iniciamos desde entonces una cercana amistad, entre bromas, jugadas de dominó, reuniones partidistas, todo esto, asociados con compañeros como Don Ramón Castro Rojas, Miguel Ángel Salomón, Alfredo Acedo, Martín Mungarro, Don Beto Mungarro, Ascensión López Duran, quienes, junto a miles de Cajemenses, logramos que el Partido de la Revolución Democrática, arribara a la Administración del Ayuntamiento de Cajeme, encabezada por Javier Lamarque Cano.

Ya entrados en una buena amistad, me percato que Don Beto, es multifuncional, laboró como taxista, taquero, pequeño comerciante y en los años 60, boxeador profesional, me narró peleas que tuvo con peleadores famosos como L. C.  “El Bucanero” Morgan, Polo Corona, El Güero Coffey, entre otros. Entonces el afectuoso Don Beto, como me refería a él, cambió al apodo de “Kid Lona”, pues había advertido que gran parte de las peleas que me narraba, las perdía, y entre bromas le decía que como boxeador no salía de la lona…todavía escucho sus carcajadas.

Personas como Gilberto Ruíz Perales, desde la micro historia, junto a miles de gentes, logran cambios profundos, los pequeños detalles les hacen advertir como son sus amigos cercanos, sus líderes. Se distanció por ejemplo de Javier Lamarque, a quien apoyó en las campañas de 1994 y 1997, porque jamás le pagó los periódicos que muy seguido le proporcionaba en la tiendita familiar que junto a su esposa Doña Julia, tienen en la colonia Miravalle. 

A los 78 años, era un viejo vigoroso, entrón, la última vez que lo vi fue el martes 3 de octubre, frente al mercado municipal, de carro a carro nos saludamos y quedamos de vernos para planear algunas reuniones en apoyo a MORENA, ya no será posible, pero su lealtad, alegría y compañerismo se quedan conmigo, él se retiró de todas sus actividades el 6 de octubre, pero en su honor, muchos seguiremos en la búsqueda del cambio para el bien de todos.

 
  Versión para
Imprimir
    Enviar Noticia
a un Amigo
Políica de Privacidad    Copyright © 2006-2017 InfoCajeme.com. Todos los Derechos Reservados.